Consejos para ayudar a un amigo o familiar con cáncer

Es normal que, cuando un amigo o un familiar nos informa que le han diagnosticado cáncer, no sepamos cómo reaccionar ni qué decir. Sin embargo es importante que te mantengas cerca de él/ella. El apoyo de su entorno va a ser decisivo en su tratamiento. Muchos estudios confirman que los pacientes que cuentan con un fuerte apoyo emocional se adaptan mejor a los cambios, tienen una actitud más positiva y sobrellevan mejor el tratamiento. La motivación, el afecto y la comprensión son elementos que debes brindarle en todo momento. Estos son algunos consejos para ayudarle:

  1. Hazle saber que te importa: ya sea mandándole un whatsapp, llamándole por teléfono o visitándole. Muéstrale que a pesar de la enfermedad vuestra relación no ha cambiado. Algunas personas se preocupan porque no saben que decir, recuerda que lo más importante es que estás allí dispuesto a escucharle y no tanto las palabras. Enfoca la conversación a temas que le provoquen sensaciones agradables, sé honesta y evita hacerle recomendaciones sobre tratamientos médicos, medicamentos o terapias.
  2. Propón actividades: algo tan simple como un café o ir a dar un paseo le ayudará a distraerse y evitar sentir que su vida gira entorno a su enfermedad. Y si no puede salir, pregúntale si la puedes ir a ver a casa para hacer algo juntos.
  3. Muéstrale tu afecto: no tengas miedo de tocarle, abrazarle, darle un beso…el contacto físico ayuda.
  4. Ayúdale con alguna tarea: ofrécete a ayudarle con algo (ie. cuidar a los niños, la compra, organizar la comida…) para que él pueda concentrarse en su recuperación.
  5. Anímale a adoptar hábitos saludables: comer bien, evitar el tabaco y el alcohol, hacer ejercicio idealmente 5 días a la semana….van a ayudarle a sentirse mejor durante el tratamiento.
  6. Hazle parte de tu vida presente y futura: es importante que continue sintiéndose útil y necesario para su familia y amigos. Trata de involucrarle en planes futuros “tenemos pendiente un viaje juntos”….cualquier plan que tuvierais antes del diagnostico. Hazle ver que esto sólo es una pausa en el camino. Dale ánimos para que se recupere pronto y podáis retomar los planes
  7. Ten un pequeño detalle con él: algo que la haga sonreír como una foto vuestra que le traiga buenos recuerdos, unos calcetines simpáticos, una taza con sus golosinas favoritas, un libro, una planta, una mermelada casera….

Observa cómo responde a estas iniciativas y como su situación evoluciona a medida que avanza el tratamiento. Y ajusta de acuerdo a sus necesidades y lo que más disfrute. Recuerda que TU puedes hacer una gran diferencia en la vida de tu amigo o familiar durante esta etapa. APOYALES!!

Si quieres recibir nuestro boletín mensual con consejos para  sentirte bien por dentro y por fuera




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *